Iniciar sesión: Media Center

Compra nuestro chocolate online:

Acceder a la tienda online
Maridar vino y chocolate

¿Cómo combinar chocolate con vino? El maridaje perfecto

El vino y el chocolate se complementan a la perfección, ya que son alimentos que comparten cualidades como la acidez, el dulzor y el amargor. Sin embargo, no todos los vinos maridan igual de bien con cada tipo de chocolate. 

Aunque no seas ningún experto en maridajes, hoy te vamos a enseñar a disfrutar de la combinación del chocolate con el vino. Puedes hacerlo en casa y será mucho más divertido si lo organizas con varios amigos o familiares. Tan solo necesitarás buenos vinos, chocolates de calidad como los de Torras y muchas ganas de descubrir nuevos sabores.

Chocolates Torras Tienda

¿Con qué vino maridar el chocolate negro?

Empezamos resolviendo las preguntas más típicas (e importantes) a la hora de maridar vino y chocolate. ¿Qué tipo de vino combina con cada tipo de chocolate?

El chocolate negro, con más de un 70% de cacao, se recomienda combinar con, Zinfandel, Cabernet Sauvignon, Malbec o Shiraz, ya que son astringentes y nivelan la acidez que produce el cacao. Cuanto más cacao tenga el chocolate, más intenso debe ser el sabor del vino.

También te animamos a maridarlo con vino que tenga un paso por barrica, ya que las notas de madera y especias combinan a la perfección con el chocolate amargo.

¿Con qué vino maridar el chocolate con leche?

El chocolate con leche se encuentra a medio camino entre el sabor dulce del blanco y el amargo del negro. Para este tipo de chocolate es recomendable tomar un vino tinto joven Moscato, Pinot noir o Merlot, ya que su nivel de dulzura equilibra las notas lácteas.

Además, combina muy bien con vinos blancos, especialmente con las opciones dulces con notas frutales y florales.

¿Con qué vino maridar el chocolate blanco?

Por último, el chocolate blanco suele contener mayor cantidad de manteca de cacao, por lo que su textura suele ser más cremosa y su sabor, bastante dulce. Para contrarrestar la grasa, se debe acompañar con vinos más secos y frutales

Aun así, que el chocolate blanco sea dulce no significa que sea azucarado. Torras es uno de los fabricantes más destacados en cuanto a tabletas de chocolate blanco sin azúcar, que tienen un sabor deliciosamente dulce sin usar azúcares.

La mejor opción será un vino blanco suave, por ejemplo un Chardonnay que resalte la cremosidad del chocolate, aunque también te animamos a probarlo con vinos espumosos.

Consejos para hacer un maridaje de chocolate y vino en casa

En el mundo del maridaje se cumple ese refrán español que dice que “cada maestrillo tiene su librillo”. Aun así, hay varios consejos muy útiles para que consigas degustar la combinación del chocolate y el vino de la mejor forma posible.

En primer lugar, te recomendamos catar previamente los dos elementos por separado. Deléitate con los sabores y los matices del chocolate y del vino de forma individual para después comprender por qué maridan tan bien juntos.

A la hora de probarlos juntos, te aconsejamos tomar un pedazo de chocolate y dejarlo en la lengua hasta que se derrita y, una vez lo haya hecho, beber un poco del vino escogido. Así, los mezclamos en la lengua sintiendo todos los sabores y analizamos si hemos acertado con el maridaje perfecto.

Ten en cuenta, además, que el maridaje va mucho más allá del sabor, ya que hay que usar los cinco sentidos para disfrutarlo al máximo. Observa lo que tienes delante de ti. El acabado suave, brillante y libre de cristalización del chocolate, producto de un proceso de temperado perfecto, así como la intensidad y la opacidad del vino. Incluso fíjate en que el chocolate negro marida mejor con aquellos vinos más oscuros.

El olfato es otro de los sentidos cruciales para tener una experiencia degustativa completa. El vino suele tener aromas frutales, florales o herbáceos, como la manzana, la rosa y la menta, mientras que al romper el chocolate puedes intentar captar la esencia de los granos de cacao tostados.

Para llevar a cabo el maridaje debes elegir un sitio tranquilo y sin ruido para poder usar también el sentido del oído. Toma un trozo de chocolate y quiébralo. Un sonido limpio y nítido indica que el chocolate es de calidad. En este momento también entra en juego el tacto, ya que notarás con tus propias manos si el chocolate es suave, áspero o pegajoso, mientras que al hacer el maridaje en boca descubrirás cómo se termina de fundir el chocolate en contacto con el vino.

¿Te animas a maridar chocolate y vino en casa? ¡Elige los mejores productos y combínalos!

Chocolates Torras Tienda