Iniciar sesión: Media Center

Compra nuestro chocolate online:

Acceder a la tienda online
Chocolate da gases

¿El chocolate da gases?

Así como es muy común hablar sobre los múltiples beneficios del chocolate, también existen una gran cantidad de dudas sobre sus efectos secundarios, normalmente generados en la opinión popular sin fundamentos científicos. Algunos ejemplos que ya hemos tratado en el blog son si el chocolate es malo para el colesterol o si irrita la garganta.

En el artículo de hoy queremos resolver otra pregunta que hemos escuchado más de una vez: ¿el chocolate da gases? Algunas personas relacionan este alimento con sus problemas intestinales y en ocasiones tienen razón, pero en otras no.

El chocolate da gases: ¿sí o no?

El chocolate con un alto porcentaje de cacao no debería dar gases. La fibra del cacao se fermenta al ser ingerida y los grandes polímeros polifenólicos se metabolizan en moléculas más pequeñas, que son más fáciles de absorber. Estos polímeros más pequeños, además, tienen una actividad antiinflamatoria beneficiosa para la digestión.

El chocolate que sí puede dar gases es aquel que tiene azúcar. El azúcar y los edulcorantes son carbohidratos y si se abusa de ellos pueden fermentar y provocar gases.

Chocolates Torras Tienda

¿Por qué razones el chocolate puede provocar gases?

Si el chocolate que tomas es negro con un alto porcentaje de cacao, por ejemplo superior al 72%, y aun así crees que te está provocando flatulencias, eructos y malestar digestivo es posible que se deba a una de estas razones:

Trastornos digestivos

Como el síndrome del intestino irritable, la enfermedad de Crohn o la diverticulitis. En estos casos, los gases suelen ir acompañados de hinchazón, una sensación de saciedad incómoda durante y después de comer, ardor, náuseas y dolor abdominal.

Reflujo ácido

El cacao en sí es ácido, por lo que tener un problema de acidez estomacal puede provocar que el ácido del estómago regrese al esófago. También se puede sentir sabor ácido en la parte posterior de la garganta, dolor de garganta, malestar estomacal, dolor abdominal, náuseas y ardor de estómago.

Alergia al chocolate

Los síntomas más típicos incluyen urticaria, dificultad para respirar, dolor abdominal, hinchazón de la garganta, labios y lengua y vómitos. Como puedes ver, en estos casos los gases no suelen ser los síntomas más molestos.

Intolerancia al chocolate

La alergia y la intolerancia a los alimentos no son lo mismo, ya que la primera está relacionada con el sistema inmunológico y la segunda puede ocurrir por varias razones, como la falta de una enzima utilizada para digerir un alimento en el cuerpo. 

De acuerdo con la Sociedad Australiana de Inmunología Clínica y Alergias, el chocolate contiene sustancias naturales llamadas aminas vasoactivas que pueden desencadenar los síntomas de intolerancia en algunas personas.

Intolerancia a otros alimentos mezclados con el chocolate

La intolerancia también puede llegar por otros alimentos que contiene el chocolate, como la lactosa en el chocolate con leche. La intolerancia a la lactosa se produce debido a una disminución gradual en la expresión del gen LCT que experimentan todos los adultos a medida que envejecen. 

También puede deberse a alergias con los frutos secos o frutas que acompañan al chocolate. El dolor abdominal, la distensión abdominal, las flatulencias, las náuseas y la diarrea son síntomas típicos.

Consejos para disminuir los gases al comer chocolate

En primer lugar, tal y como te hemos comentado, el chocolate debe ser sin azúcar, sin leche y con un alto porcentaje de cacao para que las propiedades beneficiosas del cacao, como las antioxidantes, se vean potenciadas y no provoquen gases. 

Todavía se pueden experimentar más beneficios para la salud al combinar el chocolate negro con ingredientes como el jengibre, las granadas y el açai. En Torras los hemos integrado en algunas de nuestras tabletas orgánicas, como el chocolate negro con maca y jengibre y el chocolate negro con goji y açai.

A la hora de comer, intenta disminuir la cantidad de aire que tragas, evitando hablar acaloradamente durante las comidas, masticando los alimentos lentamente y bebiendo una cantidad reducida de líquidos mientras comes.

Si a pesar de seguir todos estos consejos sigues notando gases tras comer chocolate, te recomendamos que visites a un especialista. Podría tratarse de una alergia, una intolerancia o un trastorno digestivo que debes diagnosticarte.