Iniciar sesión: Media Center

Compra nuestro chocolate online:

Acceder a la tienda online

Bizcocho marmolado esponjoso: claves de la receta

El bizcocho marmolado llama la atención de peques y mayores por sus dos texturas perfectamente diferenciadas: una de chocolate y la otra de vainilla. ¡Pero lo mejor de todo es que mezcladas en la boca tienen un sabor delicioso!

La clave para que te salga un bizcocho marmolado esponjoso y alto se encuentra en la mezcla de ingredientes y en el horneado. Igual que cuando te explicamos cómo preparar una sencilla coca de chocolate esponjosa, hoy también vamos a ir paso a paso enseñándote la mejor manera para que te quede perfecto.

Ingredientes para preparar un bizcocho marmolado esponjoso

  • 3 huevos.
  • 200 g de harina.
  • 100 g de azúcar.
  • Media taza de leche.
  • 6 onzas de chocolate para postres sin azúcar.
  • 30 g de mantequilla sin sal.
  • 5 g de levadura química.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 1 cucharadita de sal.

Es muy importante usar chocolate para postres, también llamado chocolate para fundir, ya que tiene una mayor cantidad de manteca de cacao que el normal. Gracias a eso, se derrite más fácilmente y con una textura ideal para preparar el bizcocho marmolado.

También te animamos a que ese chocolate sea sin azúcares añadidos, ya que en esta receta ya vamos a incorporar azúcar aparte.

Pasos para hacer un bizcocho marmolado esponjoso

  1. Derrite el chocolate con la mantequilla al baño maría. Para ello necesitas un cazo con agua hasta un poco más de un tercio de su capacidad y, encima, debes colocar un cuenco, que no debe tocar el fondo del cazo en ningún momento. Evita también que el chocolate entre en contacto con alguna gota de agua.
  2. Forra un molde con papel de horno y engrásalo con la mantequilla. 
  3. Abre los huevos y separa las claras y las yemas en dos boles distintos. 
  4. En el bol de las claras, añade sal y bate con varillas eléctricas. Cuando notes una textura esponjosa, añade 50 g de azúcar y sigue batiendo hasta que la consistencia sea firme.
  5. En el bol de las yemas, añade la leche, la vainilla y los otros 50 g de azúcar. Bate con las varillas hasta que salga espuma y tamiza la levadura química. Sigue mezclando a baja velocidad hasta que logres una masa homogénea y manejable.
  6. Une el bol de las claras con el de las yemas poco a poco, evitando que se vaya el aire que hemos logrado al batir. 
  7. Separa la masa en dos boles distintos. En una, incorpora el chocolate fundido que has preparado en el paso 1 y mezcla bien hasta lograr una masa brillante y fina.
  8. Vierte el bizcocho en el molde de la siguiente manera: alterna una cucharada de cada bol en el centro, haciendo dibujos.
  9. Calienta el bizcocho en el centro del horno a 175ºC, precalentado previamente, con calor arriba y abajo. En más o menos una hora debe estar listo, aunque puedes usar un palito para comprobar que la parte interior está bien hecha.
  10. Desmolda el bizcocho y déjalo enfriar sobre la rejilla. ¡Y ya os lo podréis comer!

Verás la sorpresa que se llevarán tus invitados o tus hijos al hacer el primer corte del bizcocho y vean aparecer los dibujos en la masa. ¡Esperamos que os guste!

Receta lenguas de gato con chocolate
Receta praliné de avellanas y praliné de almendras
Receta de rosquillas veganas
Receta de pionono de chocolate
Receta de cuña de chocolate